La psicoterapia integrativa infantile es una psicoterapia breve (5 a 15 sesiones) para niños entre los 4 y 14 años. El niño es el punto central en la terapia porque creemos en la sabiduría y las posibilidades del niño mismo.

El término ‘integrativo’ de psicoterapia integrativa se refiere al proceso de intergrar la personalidad: tomar aspectos de los que se reniega, de los que no se es consciente o aspectos sin resolver y hacerlos parte de una personalidad cohesionada.

La psicoterapia integrative también se refiere a juntar los sistemas afectivo, cognitivo, conductual y fisiológico que hay dentro de una persona, con una consciencia de los aspectos sociales y transpersonales de los sistemas que rodean a la persona. El foco en la terapia no es solo el problema, pero su hijo/hija en su totalidad.

Las intervenciones que se usan en psicoterapia integrativa dependen de las necesidades y posibilidades de cada individuo. El objetivo es que su hijo/hija tenga mas conocimiento de sí mismo y se forlalezca. Con esa fortaleza su hijo/hija aprende a tratar sus quejas y encontrar soluciones que cuadren.

Algunos ejemplos de problemas que se pueden tratar con psicoterapia integrativa infantil son:
ansiedad, miedo,
agresividad,
trastornos del sueño,
problemas de relación social y
problemas a causa de alta sensibilidad.

Durante el proceso de la terapia, la terapeuta ayuda a los padres ponerse en el lugar de su hijo para entenderlo mejor y para poder ayudarlo mejor.